“Correa se fue a Bélgica para ponerse a salvo de la Justicia ecuatoriana”

Claudio Fantini se refirió a la situación del ex presidente acusado de un secuestro.

 

El analista internacional Claudio Fantini se refirió a la situación del ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, acusado de haber participado del secuestro de un legislador de la oposición, Fernando Balda.

“Este hecho es un supuesto intento de secuestro que ocurrió en 2002 en Colombia. Fue un hecho confuso donde 5 personas por la fuerza lo subieron a un auto y se lo llevaron y unos taxistas que vieron alertaron a la policía y una hora y media después de persecución, cercaron a los secuestradores y lo liberaron”, explicó.

Por Radio Fantini dijo que “en ese momento la Justicia ecuatoriana no movió un dedo para aclarar el hecho, no hubo ningún reclamo de las autoridades y este hombre, que pertenecía a Sociedad Patriótica”, un partido opositor a Correa que estaba denunciando corrupción y se había convertido en alguien que estaba presionado permanentemente por Correa y su gobierno.

Fantini precisó que “fue la Justicia colombiana la que investigó el caso y llegó a la conclusión de que los 5 malhechores habían actuado porque les habían pagado tres agentes de inteligencia ecuatorianos. Estos agentes respondían directamente a Pablo Ramos, secretario nacional de Inteligencia, un hombre de íntima confianza de Rafael Correa”.

En ese marco, el analista consignó “por este caso es que la Justicia ecuatoriana se expidió y dictó una medida cautelar que Correa no cumplió, porque se tiene que presentar una vez por mes y no lo hizo. Vive en Bélgica y ese país no tiene tratado de extradición con Ecuador y por lo tanto, el pedido de prisión preventiva que se hizo, al no cumplir con la cautelar, no va a poder terminar en detención como pretende la Justicia”.

Fantini manifestó que es “muy difícil” que Correa sea detenido en Bélgica y sea trasladado a Ecuador. Seguido, señaló que “la razón de Correa para estar en Bélgica es que no quería interferir con el nuevo gobierno, antento a que es del propio partido y quería tomar distancia y porque de allí es su esposa”. Ahora, dadas las circunstancias, “podemos pensar que buscaba algún resguardo” ya que no hay tratado de extradición entre Bélgica y Ecuador.

“Correa buscó estar a salvo de la Justicia ecuatoriana yéndose a Bélgica”, indicó el especialista.

Sentido común

M. Torres

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *