Procesan con prisión preventiva a Myriam Chávez por asociación ilícita y lavado de dinero del SOEME

El juez federal de La Plata Ernesto Kreplak procesó hoy con prisión preventiva a Myriam Chávez, la madre de Marcelo Balcedo, por asociación ilícita y lavado de dinero del SOEME, y amplió el pedido de extradición
a Uruguay del sindicalista detenido.

Fuentes judiciales informaron que el juez procesó y dispuso la prisión domiciliaria de Myriam “Nené” Chávez de Balcedo por cuestiones de salud y le impuso un embargo de 300 millones de pesos.

En paralelo, el juez amplio el pedido de extradición sobre Marcelo Balcedo y su esposa Paola Fiege, ambos detenidos en Uruguay desde enero pasado. Según la investigación, hubo una malversación de fondos del gremio sobre unos 510 millones de pesos de un total de 700 que recaudó el SOEME de sus afiliados entre
2012 y 2017.

Puntualmente, el magistrado investiga presuntas transferencias ilegales de dinero proveniente del gremio a las cuentas de los medios de comunicación de la familia Balcedo.
En su resolución, el juez también procesó por lavado de dinero y asociación ilícita
al contador del SOEME Julio Pecollo y a Silvina Hebe Canal, ex pareja de Mauricio
Yebra, el ex mano derecha de Balcedo, también detenido.
Balcedo está preso en Uruguay desde enero pasado acusado de ser el jefe de una
asociación ilícita junto a su esposa: sobre ambos pesan pedidos de extradición enviados
por el juez Kreplak, los que ahora amplió con más hechos por los cuales los acusa.
“Nené” Chávez de Balcedo, dueña del Diario Hoy de La Plata y de la radio FM Red
92, había sido detenida el pasado 18 de octubre en la localidad bonaerense de Hudson
durante un operativo de la Gendarmería Nacional en su domicilio del country Abril.
En febrero pasado, un mes después de la detención de su hijo en Uruguay, el Diario
Hoy salió a la venta con una portada titulada “Yo, madre, pido perdón”, y un editorial
en el que Chavez señalaba: “Si son ciertas las acusaciones en contra de mi hijo,
tengo que marcar, con todo el dolor de mi alma, una gran diferencia”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *