Asumió Bolsonaro en Brasil y se reunirá con Macri el próximo 16 de enero

El presidente Mauricio Macri y el recién asumido primer mandatario brasileño Jair Bolsonaro se encontrarán en Brasilia para acordar una agenda de trabajo que implica rediseñar el Mercosur y encontrar una estrategia común para abordar la crisis institucional en Venezuela.

En este contexto, Macri viajará a Brasilia el próximo 16 de enero. Llegará al aeropuerto Juscelino Kubitschek acompañado por la mayoría de su gabinete para demostrar que apuesta a la integración regional y a profundizar la relación bilateral. Brasil es el principal socio de la Argentina, y su crisis institucional afectó los niveles de empleo, producción y exportación de la economía nacional. Es fácil de explicar: si Brasil crece, Argentina también.

Macri batalló durante tres años para lograr un acuerdo entre el Mercosur y la UE. Faltó muy poco, pero ahora todo se ha complicado. Hay elecciones para el Parlamento Europeo y Bolsonaro quiere revisar todo lo que se ha negociado hasta su llegada a la Presidencia. Entonces, la suma de estos dos datos de la coyuntura regional y europea implicarán una nueva postergación en la búsqueda de una formula común –política y técnica—que permita anunciar el acuerdo histórico entre el Mercosur y la UE.

Asimismo, Bolsonaro pretende que el Mercosur sea más flexible y que permita que cada uno de los socios –Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay—pueda acordar tratados bilaterales sin que sea necesaria la participación de los otros integrantes del bloque regional. Macri no descarta la posibilidad de rediseñar la arquitectura legal del Mercosur, si ello sirve para vincular a la región con todos los protagonistas del sistema internacional.

Macri y Bolsonaro se encontraran en Brasilia para analizar la integración bilateral, la arquitectura del Mercosur, el acuerdo con la Unión Europea y la estabilidad de Maduro, entre otros temas claves para la región. Es una agenda compleja que encuentra a los presidentes de Argentina y Brasil frente a destinos disímiles. Macri busca su reelección en noviembre; Bolsonaro aprender a gobernar una potencia en retroceso. Habrá sonrisas y abrazos. Diplomacia y realpolitik en estado puro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *