Hernán Brienza: “El pensamiento nacional es hijo del pensamiento liberal”

 

El periodista y politólogo Hernán Brienza presentará mañana en la Feria del Libro su obra “La Argentina imaginada. Una biografía del pensamiento nacional”.

Al respecto, dijo a FM Provincia que “la hipótesis central es que el pensamiento nacional es hijo del pensamiento liberal, no es una antinomia; que muchos de los hombres de Mayo que son reivindicados por el pensamiento nacional han sido liberales y que muchos de los caudillos federales, algunos que están en el lugar del antiliberalismo, eran liberales natos, como el caso de Artigas, Urquiza, el Chacho Peñaloza y Felipe Varela que incluso fueron combatidos por los liberales porteños”.

Por eso admitió que “es una hipótesis que va a incomodar” a muchos por que, por ejemplo, plantea que “hay un Alberdi que no conocemos, que es el de después de la Confederación rosista, que apoya a Urquiza, que discute mucho con Mitre y Sarmiento, que tiene posturas de reivindicación de los caudillos desde la comprensión del fenómeno histórico de cómo surgen el caudillismo frente a la metrópolis porteña”.

Brienza reveló que “hay otros que sorprenden más, como el propio Sarmiento, que para mi no está dentro de la línea de pensamiento nacional, pero sí su pensamiento -sobre todo en El Facundo-, marca cómo se va a desarrollar después el pensamiento nacionalista argentino, en su vertiente más conservadora como Lugones, tradicionalista como Galvez, o en la versión popular de Jauretche o Scalabrini Ortiz que elaboran su debate cultural en la máxima civilización y barbarie”.

Seguido, el periodista sostuvo que “Mitre era el jefe del Partido Nacionalista y tiene que ver con la idea de la construcción nacional” y que “Sarmiento fue un gran construcción de la línea, retomado luego por los nacionalismos políticos presentes en la década del 20 y del 60”.

“El pensamiento argentino es mucho más amplio que el pensamiento nacional. El pensamiento nacional es una categoría del pensamiento argentino”, sostuvo el entrevistado y reconoció que “en el libro quise contar la tradición nacionalista porque tengo un afecto por ella y me incluye”.

“El nacionalismo no es estrictamente hijo de la tierra, aunque tiene un tamiz más acriollado, es hijo de las experiencias nacionalistas del siglo XX en Europa”, enfatizó Brienza.

Significó en esa línea que “hay una gran marginación sobre los cultores del pensamiento nacional que en algunos casos es llamativo, porque cuando la izquierda se blinda se hace nacionalista, pero el liberalismo, cuando se blinda, también se hace nacionalista a través de la Liga Patriótica o incluso la dictadura militar con el Proceso de Reorganización Nacional”.

FM Provincia

  1. Torres

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *