Gustavo Lahoud analizó la tensión entre China y Estados Unidos con posibles derivaciones sobre nuestro país

En diálogo con Radio Provincia, el docente en Relaciones Internacionales, consideró “que hay dos niveles en la disputa entre China y Estados Unidos. El más visible desde la llegada de Trump al gobierno tiene que ver con que hay por un lado un viejo reclamo norteamericano contra China, que tiene que ver con el abultado deficit comercial de bienes y servicios por más de 650 mil millones de dólares que es el equivalente al comercio global entre ambos países”, y agregó que “después de un primer proceso conflictivo que comenzó a fines del año pasado con la amenaza de instalación de aranceles sobre una variada gama de productos que Estados Unidos importa de China, hizo que apareciera en primer plano esta dinámica de enfrentamiento comercial, y que básicamente tiene que  ver con parte de la política proteccionista que Estados Unidos impulsa internamente, y que también tiene que ver con la disputa hegemónica más global donde lo geo político es fundamental, porque intervienen otros aspectos en la agenda que no están presentes en esta idea de que sólo hay una disputa comercial”

El analista detalló: “aparecen cuestiones vinculadas a la propiedad intelectual, al rubro de lo info comunicacional en telecomunicaciones, todo el espectro con control de redes sociales, y además cuestiones que están relacionadas con la apropiación de teconlogía de altísima relevancia que le sirve a estos grande países para operar en espacios donde se está acrecentando la competencia en el futuro como es el área aereo espacial, la robótica, y apropiación de saberes en términos securitarios del mundo. Ahí te conecta con toda la indusitria de defensa”

“Estados Unidos acusa a los chinos de que estarían pirateando en sectores sensibles de la economía norteamericana, lo acusa de espionaje industrial y China la niega. Hoy todo esto que no se ve y está en el trasfondo geo político de la disputa que se está procesando a través de esto que estamos viendo aquí hoy en los periódicos”, aseveró, y comentó que en medio del la tensión entre las potencias, Argentina podría haber sufrido grandes pérdidas por la compra de soja de China a Estados Unidos.

“Las pérdidas podrían haber sido de 3 mil millones de dólares” debido a que “Estados Unidos en lo que hace productos primarios, le solicitaban una compra mayor de su propia soja”, y recalcó que “somos competitivos con Estados unidos, no complementarios. Si los Estados Unidos llegaban a un eventual acuerdo con China en este aspecto, podría haber perjudicado a la Argentina”.

Seguidamente relató que Argentina y Brasil firmaron con gestiones anteriores a las vigentes en los gobiernos (Cristina Fernández, “Lula” Da Silva, y Dilma Rouseff), convenios de importancia estratégica que podrían significar un incremento en las tensiones entre China y Estados Unidos. Para el caso Argentino, “en materia de inversiones energéticas y transporte, fundamentalmente ferrocarriles, amén de que hay algo sobre lo que no se habla que es  la estación de observación del espacio profundo con el predio de 200 hectáreas que los chinos tienen en territorio neuquino. Esto puede preocupar a gravemente a Estados Unidos porque teniendo en cuenta que una de las áreas que los enfrenta con China es la tecnología y la apropiación del espacio aéreo espacial”.

Para el caso de Brasil, los acuerdos tiene que ver con la provisión de elementos claves como mineral y hierro a China. “La estrategia de Estados Unidos de recuperar su ‘patio traser’o y sacar a China de América Latina, puede llegar a desembocar en una serie de acciones que nos perjudicarían potencialmente en un futuro”, finalizó.

S.Moyano

Te Digo Más

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *