River eliminó a Boca y es finalista de la Copa Libertadores

River lo hizo de nuevo. Clásico a una nueva final de Copa Libertadores y va por su quintó trofeo continental, segundo consecutivo. Boca se sacó –un poco- la espina de la final perdida en Madrid y después de casi un año, le ganó un partido. El resultado fue 1-0, pero no alcanzó para darle vuelta a la llave. Una victoria con sabor de derrota.

Marcelo Gallardo, por su parte, sigue agrandando su figura en el cuadro ‘Millonario’ y volvió a demostrar su paternidad ante el histórico rival. El ‘Muñeco’ salió a La Bombonera con el mismo once que en la ida y con la ventaja del 2-0, bajó la guardia, pues no mostró la verticalidad ni rapidez de otros encuentros.

El duelo se retrasó varios minutos porque la hinchada local se hizo sentir y una lluvia de papeles invadió el campo de juego. Especialistas entraron y casi media hora después despejaron el césped ante la insistencia de la terna arbitral.

Los ‘Xeneizes’ llegaron al choque con todo cuesta arriba: varias bajas, jugadores lesionados y el peso de no caer goleados ante el probablemente mejor River de la historia. Su técnico –muy criticado- hizo hasta cuatro cambios y mandó al campo un inédito once. Contra todo pronóstico, el conjunto respondió bien y pese a que no era muy vistoso, llegaba al arco rival.

Desde primera instancia, se notó cuál era la fórmula de Boca salidas de los laterales y pelotazos a Ramón Ábila, siendo Alexis Mac Allister el principal enlace entre defensa-ataque y además dueño de las pelotas paradas. A los 20 minutos, los locales anotaron gracias a Eduardo Salvio, pero el juez brasileño anuló el gol por una mano de Emmanuel Mas en el pivoteo anterior.

Gallardo ya mostraba su molestia porque River no podía hilvanar ni una jugada y andaba impreciso. Pero, no adelantó sus líneas y en unos de esos contragolpes pudo romper las redes. Y es que Andrada estaba muy nervioso y contagió a sus compañeros. Tras un error en salida Matías Suárez quedó solo frente al arco, pero erró e Izquierdoz un gol cantado.

Minutos después, Enzo Pérez casi marca un autogol, pero Armani reaccionó con una destreza felina y sacó la pelota casi en la raya. Así se fueron al descanso, con un mal sabor de boca en ambos planteles. Para el segundo tiempo, Buffarini robó la pelota y lanzó un centro que Wanchope se demoró en controlar y los centrales visitantes interceptaron a tiempo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *