Empezaron a elaborar queso azul para salir de la crisis y hoy tienen una empresa propia

Leandro Cassina relató el emprendimiento que junto a su hermano idearon para superar la crisis. Por Radio Provincia contó cómo surgió la empresa de queso azul Alloa, “agotados de la actividad tambera y de vender la leche a un precio que no creía justo es que se dio la posibilidad de dar este salto a la industria”.

La empresa familiar tiene su origen , cuando inmigrantes italianos se establecen en la zona para dedicarse a la agricultura y ganadería. Luego instalaron tambos propios y finalmente  la fábrica especializada de queso azul.

Comenzó a funcionar en 2015 y en esa corta vida hasta ganó varias veces la cata de Queso Azul de Totoras, donde se premian los mejores quesos de este tipo en la Argentina.

La fábrica recibe 14.000 litros diarios de leche, que se convierten en unas 800 hormas de 2 kilos de peso. El hongo madura dentro del queso a los treinta días de estacionamiento.

La idea fue agregar valor a la producción que ya realizaban y eso permitió que hoy “tengamos un producto que pocas empresas pueden hacer. Es un placer para nosotros haber pasado ese proceso”.

“Haciendo un queso especial se le agrega un poco más de valor, todo empezó con un amigo que tenía una fábrica de queso pero como él no podía elaborar el queso azul porque los otros quesos se contaminaban, nos encargó a nosotros el queso azul, luego fuimos estableciendo una marca propia, pero así es como arrancó”, expresó Cassina.

Sentido común

  1. Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *