Desde el CONICET esperan que se promueva la modificación de la ley de cannabis medicinal

Kochen remarcó que hoy “la gente utiliza productos artesanales que en general están bien preparados”.

Silvia Kochen, coordinadora de la Red Cannabis del CONICET, se refirió por “Siete Colores” en FM 97Une al suministro del cannabis medicinal en tiempos de cuarentena, y remarcó que “la gente está utilizando los productos artesanales, y nosotros desde el CONICET y la Universidad estamos en stand by. El que usaba cannabis, de alguna manera lo sigue usando”.

En cuanto a la legalidad del uso medicinal, Kochen sostuvo que “este tema quedó en stand by con la pandemia, y estamos a la espera de que el Ministerio de Salud  promueva la modificación de la ley actual, que tiene muchos problemas, para permitir que la gente pueda acceder de manera menos onerosa, porque ahora se importa de Estados Unidos y Canadá”.

La científica, explicó que “nosotros estamos autorizados desde el CONICET para hacer un control de calidad, para quienes están cultivando. Hay que regularizar esto y nos tenemos que poner como muchísimos países del mundo donde el cannabis medicinal que se utiliza en forma masiva, tenga la intervención del estado para tener todas las garantías de calidad tanto para el que cultiva como para el que consume y que nosotros podamos avanzar en las investigaciones”.

A consultarla sobre el problema que tienen los pacientes que consumen cannabis al no entrar las importaciones, Kochen dijo que “con el gobierno anterior, se había autorizado la importación de cannabis a cannabicultores de EEUU o empresas de Canadá, y en nuestro país está en la lista de prohibidos. Acá hay gente que tiene muy buenas prácticas para cultivar por eso estamos pidiendo que se autorice porque nuestro país tiene todos los recursos necesarios”.

“En este momento, el cannabis medicinal tiene un nivel de legitimidad, y me preocupa que el Estado tiene que acompañar la calidad del producto para que la gente sepa qué está utilizado y seguir el tratamiento”, remarcó la profesora adjunta de Neurología en la Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires (UBA).

Además, la coordinadora del CONICET enfatizó que “en general los productos que se están comercializando artesanalmente están bien preparados, no es justo que se descalifique la producción de ese tipo, no hay dosis letal de cannabis, cosa que pasa con los analgésicos de venta libre que se compra en el kiosco”.

Siete Colores, 97Une, L a V 7 a 9 hs.

C. De Marziani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *